RESEÑA ARTESANAL

Todos los boyacenses somos conocidos por su pujanza y esfuerzo para salir adelante, esto queda demostrado en las diferentes industrias que maneja a nivel nacional.


 Tenza, y Guacamayas, son los municipios más conocidos con el manejo de fibras vegetales  como el chin en la elaboración de  cestos, canastillas, canastos, juguetería, baúles, entre otros tan solo en Tenza, y fruteros, bandejas, individuales, portavasos, portalápices, bolsos, entre los productos novedosos y los tradicionales como costales y alpargatas todas estas elaboradas en Chin.

Ráquira ha sido el centro más importante en toda Colombia por la producción de sus “tiestos”, objetos en arcilla cocida, trabajan barios productos tradiciones como el Caballito de Ráquira, Las Ocarinas, Loza de Arena, Múcuras, Ceniceros típicos, Candeleros Chorotes, Alcancías y otros un tanto novedosos, como lámparas, pebeteros, materas, cantinas, floreros, pesebres etc.

Todo boyacense tiene en su closet una prenda indispensable, la RUANA, su historia nos remite desde la época de los chibchas, pasando por la colonia hasta nuestros días, su elaboración depende de arias técnicas entre las que vemos el telar manual, dos agujas y crochet, con las que podemos elaborar ruanas, chaquetas, gabanes, cortinas, cobijas, cubre lechos, bufandas, sacos, chales, y paños.

Con las semillas palma de Marfil, más conocida como tagua, los artesanos de muchos de los municipios de Boyacá trabajan collares, aretes pulseras, ajedreces, pesebres, utensilios domésticos, miniaturas, figuras campesinas, de animales, esto aprovechando que Colombia posee aproximadamente nueves especies diferentes que varían básicamente en su tamaño y color.

 

Patrocinadores